lunes, 4 de noviembre de 2013

Vaya bicho se nos viene encima...

La semana pasada tuvo lugar en Los Ángeles el 73º Encuentro de la Sociedad de Paleontología de Vertebrados (aquí su web), en el que, por cierto, estuvo nuestra compañera Elena (un saludete desde aquí, maja!). Aunque ninguno de nosotros dos pudimos estar allí (y menuda rabia, a ver si el año que viene sí que cae el de Berlín), gracias a la blogosfera nos han ido llegando algunas cosas de las que se han estado cociendo por allí. Y ha habido un tema que ha corrido como la pólvora por los sitios webs especializados: la descripción de nuevos restos de Deinocheirus

El fósil original de Deinocheirus (imagen tomada de Wikipedia).

Los primeros (y hasta hace poquito, los únicos) restos de Deinocheirus mirificus fueron encontrados en los 60 en Mongolia, y resultaban muy enigmáticos: más allá de algunos huesos sueltos, todo el ejemplar estaba representado únicamente por dos gigantescas extremidades anteriores (las de la foto que tenéis encima). Fue clasificado como un ornitomimosaurio, pero sin poder saber nada más sobre él: el aspecto del resto del cuerpo, su modo de vida y alimentación... nada de nada. Pero ahora, en el Encuentro de la SVP se han presentado los restos de dos nuevos individuos de Deinocheirus que permiten hacernos una idea mucho más clara de cómo era este animal... y es la prueba de que el mundo de la paleontología no deja nunca de sorprendernos. Efectivamente, parece que Deinocheirus era un ornitomimosaurio basal de gran tamaño (5 metros de altura y 11 de longitud), y los gastrolitos asociados a los fósiles podrían indicar que era herbívoro. Pero, además, sería un animal mucho más robusto que otros ornitomimosaurios y, todavía más sorprendente, con altas espinas neurales en las vértebras dorsales distales. Es decir, tenía una pequeña joroba o vela en el dorso.. ¿quién habría imaginado algo así?

Aunque estos resultado se hayan presentado a la sociedad en el congreso en Los Ángeles, hay un artículo por venir, imaginamos que con información mucho más detallada y para todo el mundo (con suerte, quizás, también con una reconstrucción chula del bicho). Tocará esperar hasta que se publique pues, pero mientras tanto, os dejamos con algunas ilustraciones que han ido haciendo ya algunos artistas con esta nueva información. 

¡Esperamos que os gusten!




3 comentarios:

Miguel Angel Amorín Fernández dijo...

¡Anonadado me quedo!. Casi parece como si quisiera copiar a Concavenator.:D

Ya de paso, por si no te ha llegado todavía la información, estos póximos meses estate atento a Utahraptor. Creo que se están cociendo novedades.

Carlosdino dijo...

Verdad que sí? Aunque una compañera que estuvo allí nos ha dicho que la representación tenía la vela o cresta o lo que sea recorriendo más tramo del dorso, y no solo en esa parte concreta... habrá que ver.

Y sí, lo de Utahraptor también lo sé, que hay nuevos restos por publicar que vendrán con nueva información...

Para cualquiera de las dos cosas, toca esperar, por desgracia!

rickraptor dijo...

Por si queréis consultar la referencia:

Lee YN, Barsbold R, Currie PJ, Kobayashi Y & TLee HJ (2013). New Specimens of Deinocheirus mirificus from the Late Cretaceous of Mongolia. Journal of Vertebrate Paleontology, Program and Abstracts, 2013, 161pp.