martes, 24 de septiembre de 2013

Aprende con Primeval: Pteranodon

Tal y como mencionamos al final de la entrada "Primeval para principiantes", estrenamos una sección nueva a la que hemos denominado "Aprende con Primeval". Este nuevo apartado servirá para, utilizando como excusa la serie británica (y su spinf-off canadiense), aprender un poco más sobre distintos organismos y dar un repasillo a algunos temas sobre biología.  Así pues, empezamos: hoy, en "Aprende con Primeval", hablamos sobre Pteranodon.


Pteranodon es, posiblemente, el pterosaurio más conocido de todos. Fue un animal que vivió durante el Cretácico superior, hace unos 85 millones de años, en Norteamérica (al menos es donde se han encontrado sus fósiles, que se cuentan por centenas). Eran animales con un largo pico desdentado y una llamativa cresta sobre su cabeza; si bien queda empequeñecido frente a los gigantescos azdhárquidos, Pteranodon era un pterosaurio de gran tamaño, con una envergadura de unos 6 metros (para un macho adulto). A día de hoy se considera que solo existe una especie de Pteranodon, P. longiceps, pues la otra especie descrita, P. sternbergi, de pico aún más curvado y cresta más redondeada, puede ser un género propio, Geosternbergia.

Ejemplar macho de Pteranodon longiceps, por MattMart, y diagrama (Wikipedia).

¿Qué más os podemos contar sobre Pteranodon? Este pterosaurio, como todos los demás, se desplazaba a cuatro patas sobre tierra firme, y de nuevo como otros pterosaurios, despegaba desde esta posición cuadrúpeda, saltando e impulsándose después con las alas. Tradicionalmente se ha comparado su vuelo con el de los albatros actuales, más un planeo que un vuelo batido, aunque los últimos estudios parecen sugerir que los pterosaurios eran animales mucho más activos y menos torpes de lo que suponíamos. Se les asocia a ambientes costeros del gran mar interior de Norteamérica (el Mar Niobraran), y anidarían en acantilados rocosos, lejos de los depredadores. Volarían sobre el mar y las costas, alimentándose de peces y posiblemente también de invertebrados; además, se ha sugerido también un desplazamiento acuático, nadando sobre la superficie, desde donde podrían sumergirse como los cormoranes para capturar peces. Además, parece que Pteranodon presentaba un claro dimorfismo sexual: los ejemplares identificados como machos son más grandes (6 metros de envergadura frente a los 4 metros de las hembras) y con una cresta más larga y pronunciada, mientras que en el caso de las hembras solo hay una pequeña protuberancia triangular. Esto soportaría la hipótesis de una función visual y sexual para estas crestas. El número de restos identificados como hembras es mucho mayor que el de machos, por lo que se ha sugerido que estos animales vivirían en colonias polígamas (la distinción entre machos y hembras se hace mediante los huesos pélvicos).

Colonia de Pteranodon sobre unos acantilados, por Vlad Konstantinov. Pueden apreciarse las diferencias entre machos y hembras; en un primer plano, un macho despega desde la posición cuadrúpeda.

Y ya centrándonos en Primeval... ¿cómo son los ejemplares de Pteranodon que aparecen en la serie? En el quinto episodio de la primera temporada vemos un gran macho de color gris con una cresta roja; tan grande que, de hecho, está algo sobredimensionado (lo que en realidad suele ser corriente en todo este tipo de programas y películas). A nivel anatómico da bastante el pego, aunque hay por ahí algunas escenas en las que se sostiene sobre las patas traseras que no son correctas para nada. La forma de despegar tampoco es la adecuada, si bien es cierto que esta hipótesis del despegue desde la posición cuadrúpeda mediante un salto es bastante reciente. A nivel comportamental el bicho está bastante bien representado: no resulta especialmente violento ni ataca a las personas sin razón aparente. No le vemos alimentarse de peces, pero intenta zamparse a un Coelurosauravus que pasaba por allí (personalmente, esto no me chirría demasiado; que intente alimentarse de otros pequeños animales parece algo probable, y si no que se lo pregunten a este pelícano). Además, los protagonistas intentan atraerlo agitando una bandera roja, lo que él interpreta como otro Pteranodon; esto es bastante consistente con la hipótesis de una función visual para la cresta. El CGI, sin ser tampoco de lo mejor que se ha visto, resulta bastante decente.

¡Cuidado, profesor Cutter! (Imagen promocional de la primera temporada)

También en Primeval New World aparece este pterosaurio. En este caso, sin embargo, se trata de una hembra que está construyendo un nido en los alrededores de Vancouver. Puesto que el aspecto del Pteranodon de Primeval New World es diferente del de Primeval U.K., cabría suponer que se trata de especies o variaciones geográficas distintas. Este ejemplar combina rasgos acertados con otros bastante errados: es más pequeña que el macho de la serie inglesa (aunque sigue siendo más grande de lo que le corresponde), tiene el cuerpo cubierto por "pelo" (ya sabéis, lo que técnicamente se conoce como picnofibras, algo que no tenía el de Primeval U.K.) y además la vemos desplazarse de forma cuadrúpeda (aunque sigue poniéndose de vez en cuando sobre las patas traseras de una forma un poco rara). Sin embargo, presenta un pico totalmente recto en vez de ligeramente curvado hacia arriba, y tiene una gran cresta sobre la cabeza que como hemos visto es típica de machos, no de hembras. Y además, hay algo en sus alas que a mí me chirría un poco: no sé si son muy pequeñas, o la forma no es la adecuada... no lo sé, pero me resultan raras.

El Pteranodon hembra de New World. Vaya genio gasta la amiga...

Pero donde más patina esta hembra es en su comportamiento: resulta tremendamente agresiva, cumpliendo más con el papel de monstruo devora-hombres que actuando como un animal real. Así, a lo largo del capítulo, vemos cómo rapta a un niño y se lo lleva a su nido (no sabemos muy bien para qué) y cómo mata a un paracaidista y se alimenta de sus órganos internos (¿quizás algún tipo de suplemento alimenticio para el desarrollo de sus huevos? Si no no se explica este comportamiento en un animal piscívoro).  Además, no duda en enzarzarse en una (breve) pelea con un ejemplar de Utahraptor (con quien, por cierto, no coincidió en el tiempo; ¿vienen de distintas anomalías?). Resulta curioso que, las dos veces que volvemos a ver al Pteranodon en la serie original después del primer capítulo, se trata de dos intervenciones breves de dos hembras atacando a la gente que se acerca a su nido (también en este caso tienen una gran cresta). Otro fallo es que el nido de esta hembra esta construido en mitad del bosque, a merced de los depredadores, y no en los seguros riscos de un acantilado; de nuevo, esto también es así en los ejemplares que aparecen defendiendo su nido en Primeval U.K. Está claro que las hembras de Pteranodon del Universo Primeval no son muy hábiles a la hora de construir sus nidos, y claro, luego se pasan todo el día de mala leche...

Toma confrontación cretácica: visto y no visto.

Teniendo en cuenta que el CGI en New World es bastante bueno, es una pena que el Pteranodon esté desaprovechado de esta forma. Está claro que el Pteranodon ideal (o al menos el más parecido al animal real) sería una mezcla del macho del Primeval original y de la hembra del spin-off canadiense, que recogiera los aspectos más acertados de cada uno de ellos. Pese a todo, los ejemplares de Pteranodon que vemos en la serie pueden valer y están más o menos bien representados; como veremos más adelante, en Primeval se han llegado a hacer cosas mucho, muchísimo peores XD

¡No os perdáis la siguiente entrega!

5 comentarios:

Miguel Angel Amorín Fernández dijo...

De todos modos, respecto al comportamiento en la nidificación creo que hoy se tiende a considerar que estaba más próximo al de los reptiles típicos que al de las aves, con huevos que serían enterrados y crías precoces que requerirían poco ó ningún cuidado cuidado parental.

Carlosdino dijo...

Ah, sí? Para los pterosaurios en general?? No tenía ni idea! Me cuesta imagianr a un pterosaurio recién nacido, todo torpeza, intentando sobrevivir en esos mundos cretácicos!

Miguel Angel Amorín Fernández dijo...

Perdona que haya tardado tanto en responderte.

El caso es que de partida, no serían torpes en absoluto. Es cierto que no se puede descartar un cierto grado de cuidado parental como ocurre en los cocodrilos (que también cubren sus huevos). Pero a estas alturas parece bastante claro que los pequeños pterosaurios no eran tan dependientes de sus padres como los son las aves y que eran capaces de volar a edades muy tempranas.

A falta de otros enlaces a las fuentes originales, tienes un buen resumen de la concepción actual en la entrada que la wikipedia dedica al clado "Pterosauria", en el apartado "reproducción y crecimiento".

Y también aquí:
http://pterosaur.net/ecology.php

Por cierto, ya que salió Mark Witton, estaba pensando en pillar esto:

http://press.princeton.edu/titles/9967.html

Miguel Angel Amorín Fernández dijo...

Por mencionar una referencia a la cultura popular, me acuerdo de la escena final del cuarto capítulo de "caminando entre dinosaurios", en la que el cadaver del viejo Ornithocheirus era carroñeado por un jovencísimo congénere. En su momento esa escena me chocó, porque yo también consideraba que el desarrollo de un pterosaurio sería más parecido al de las aves. Bajo este nuevo prisma la escena cobra más sentido.

Carlosdino dijo...

Pues ahora sí que me dejas totalmente asombrado. Fíjate que de todo esto no tenía ni idea!! Me estoy quedando desactuaizado en lo que a pterosaurios se refiere!

ASí que para solucionarlo, el libro de Witton me lo quiero agenciar ya también, sí o sí. Son tres con los que quiero hacerme: All Yesterdays, el de pterosaurios de Witton, y el de dientes de sable que saldrá ahora en octubre de Mauricio Antón