viernes, 14 de octubre de 2016

Reseñas comiqueras

Vienen semanitas complicadas y de mucho lío por delante, así que por mi parte dudo que vaya a poder dedicarle tiempo al blog. Por tanto, quiero dejar por aquí las reseñas de tres cómics de temática dinosauriana que me han ido regalando en los últimos meses: PALEO, LA ERA DE LOS DINOSAURIOS y T-REX TRYING. Además, hacía ya mucho que no había una reseña por este blog, así que.. ¡Vamos allá!

Portada de los tres cómics en cuestión.

Empecemos con PALEO. Historias del Cretácico Tardío, de Jim Lawson. Este tomo, publicado en castellano por Tyrannosaurus Books en 2015, es una recopilación de 8 historias que vieron la luz en EEUU entre 2001 y 2004, con guión, dibujo y tinta de Jim Lawson, quien durante años estuvo trabajando en cómics de Teenage Mutant Ninja Turtles (las Tortugas Ninja, vamos). En blanco y negro, y con breves cuadros de texto que acompañan a las imágenes, PALEO narra las peripecias de varios animales del Cretácico Superior norteamericano (Triceratops, Tyrannosaurus, Albertosaurus o Stegoceras, entre otros). Son historias de supervivencia, de muerte, de depredación, de luchas jerárquicas, de trampas naturales, de grandes manadas y de peligrosas criaturas marinas. Eso sí, estas páginas fueron dibujadas a principios de los 2000, así que tampoco esperéis un rigor paleontológico enorme: comparten escena varias especies de dinosaurios (y afines) que no coincidieron ni en el espacio ni el tiempo, tira mucho de tópicos que carecen de evidencia científica (dromeosaurios que viven y cazan en grupos, por ejemplo), y la anatomía de los animalillos es mejorable en algunos casos (a veces simplemente es que se ha quedado desfasado, como en el caso de las plumas de muchos de los terópodos). Aún así, son cómics dinámicos, resultones y entretenidos, con un buen dibujo. Si no te centras demasiado en la rigurosidad científica, PALEO. Historias del Cretácico Tardío es  un cómic recomendable.

Las portadas originales de algunas de las 8 historias de PALEO recopiladas en un único volumen. 

Seguiremos con mi adquisición más reciente, LA ERA DE LOS DINOSAURIOS: LA TRAVESÍA. El tono general viene a ser el mismo que en PALEO (manadas de dinosaurios de herbívoros del Cretácico Superior que se ven acosadas por toda clase de depredadores). Sin embargo, con AGE OF REPTILES (título original en inglés) nos encontramos ante un clásico. LA TRAVESÍA es la tercera entrega de esta colección, obra de Ricardo Delgado (escritor y dibujante de cómics, así como de arte conceptual y storyboards en películas como Atlantis, WALL-E, Los Increíbles o Men in Black), que tiene sus orígenes en 1993 con el primer tomo, AGE OF REPTILES: TRIBAL WARFARE, y llega hasta la actualidad con el quinto tomo, ANCIENT EGYPTIANS (2015). El volumen que nos ocupa, el tercero, se publicó originalmente en 2009, y como ya he dicho, narra la migración en busca de pastos mejores de una gigantesca manada de dinosaurios herbívoros de varias especies (titanosaurios, hadrosaurios, paquicefalosaurios, anquilosaurios, ornitópodos de pequeño tamaño, ceratopsios y ornitomimosaurios), y los peligros que deben afrontar en dicho viaje (tiranosaurios, dromeosaurios, cocodrilos descomunales y terroríficos mosasaurios). Tiene algunos de los mismos problemas de PALEO, como lo poco correcto en la representación de algunos animales (con el agravante de que es más moderno) o la asignación de comportamientos de los que no tenemos pruebas (sí, de nuevo pienso en las manadas de dromeosaurios, que en este caso en concreto se componen de decenas de individuos que actúan como hordas que arrasan con todo a su paso). Sin embargo, LA TRAVESÍA carece de texto de cualquier tipo (¡un cómic mudo, total nada!), y no es en blanco y negro sino en color. La verdad es que a mí me ha encantado: el estilo del dibujo, la paleta de colores y sombras utilizados en determinados momentos, la fuerza, dinamismo y brutalidad de algunas escenas (nadie está a salvo... estos son animales, y esto es la naturaleza salvaje), y la enorme cantidad de detalles que tiene cada viñeta (parece un ¿Dónde está Wally? dinosauriano) me dejaron completamente cautivado. No puedo más que recomendarlo, e intentar hacerme con alguno de los otros volúmenes de esta serie.

Un par de ejemplos del detalle que hay en las páginas de LA TRAVESÍA. Puede pasarse uno minutos y minutos mirando cada uno de los bichillos.

Y acabamos con T-REX TRYING... The Unfortunate Trials of the Tyrant Lizard King, de Hugh Murphy. Este tomo, publicado en 2012, es una recopilación de las descacharrantes viñetas publicadas en la cuenta de Tumblr del mismo nombre (T-Rex Trying...), donde se nos muestran los enormes problemas que tiene el lagarto tirano para realizar las tareas cotidianas más sencillas, debido la mayoría de las veces a la longitud de sus brazos. Dibujo sencillo en blanco y negro (con algún leve toque de color ocasionalmente), lectura ligera y humor infalible. Por supuestísimo, también recomendado (aunque en su web podéis leerlas gratis directamente). Existe además, por lo visto, una continuación, T-Rex Trying and Trying: The Unfortunate Trials of a Modern Prehistoric Family, así que igual tendré agenciármelo también.


Una de las muchas cosas que el pobre T. rex (¡nunca T-Rex!) puede hacer.

¡Un saludete a todos!

4 comentarios:

Miguel Angel Amorín Fernández dijo...

Hola, Carlos.

Si ahora es a ti a quien se le avecina una temporada movidita, yo casi estoy ahora saliendo de la mía propia, que me tuvo colgado unos meses. Aunque ello no me impidió disfrutar de tus entradas, sí que acabó influyendo en el hecho de que en todos estos meses no hubiera dejado ni un mísero comentario. Pero bueno, supongo que lo mío tiene mucha menos excusa.

Si piensas hacerte con alguno de los otros volúmenes de la saga y te gustó LA TRAVESÍA, te recomiendo encarecidamente que te pilles el último, ANCIENT EGYPTIANS, que es una auténtica gozada. Respecto a los dos anteriores… bueno, se trata de un enfoque distinto. Por mucho que el autor se tome ciertas libertades en el tercer volumen, en los dos primeros apuesta por un tono más fantástico. Los personajes aparecen aquí más antropomórficos, y mientras THE HUNT parece desarrollarse en el Jurásico Superior (la mayor parte de la fauna pertenece a la Formación Morrison), en TRIBAL WARFARE el autor prescinde de cualquier marco temporal y en la obra aparecen anacrónicamente dinosaurios de muy distintos períodos. También es un estilo de dibujo distinto (experimenta una evolución enorme entre la segunda y la tercera entrega). Aún así, pienso que se disfruta.

De PALEO (espero no meter la pata) recuerdo haberme encontrado “online” unas cuantas historietas hace tiempo. La del pequeño Stegoceras y el Quetzalcoatlus es sencillamente desgarradora.

Por ciento, y ya que hablamos de comics de dinosaurio…¿te suena DINOSAURS, A CELEBRATION, publicada en castellano bajo el más anodino título de DINOSAURIOS, COMO ERAN…COMO VIVÍAN (1993)?

http://marvel.wikia.com/wiki/Dinosaurs,_A_Celebration_Vol_1

Un saludo.

Carlosdino dijo...

¡Hola Miguel Ángel! Me alegra volver a saber de ti :)

Estuve informándome un poco sobre Age of Reptiles a la hora de redactar este post y sí, por lo que he visto creo que el que más disfrutaría sería Ancient Egyptians, por dibujo, temática y enfoque. Dani me comentó de todas formas que tiene (si no recuerdo mal) el primero, así que es posible que se lo pida prestado y le eche un ojo a ver qué tal.

Efectivamente, la historia del Stegoceras pequeñajo de PALEO te deja un poco mal cuerpo, la verdad! Como comento, el cómic está entretenido, pero es muy hijo de su tiempo.

Y no, desconocía por completo el cómic que mencionas. ¿Lo has leído? ¿ Qué tal está? Y lo más importante... ¿Es un Oviraptor emplumado eso que he visto en una de las portadas? ¡Estamos hablando de principios de los 90! O_O

Miguel Ángel Amorín Fernández dijo...

Siento que la portada te haya creado expectativas, pero me temo que voy a tener que echar un jarro de agua fría. En efecto, el Oviraptor de la portada parece que está emplumado, pero en el interior tiran por un enfoque más conservador, y aunque éste sea el protagonista de una de las historias, en el interior lo sacan mondo y lirondo.¡Si hasta a la pareja de Avimimus que aparece en el cómic no les pusieron más que un "mohicano"! (paradójicamente, ni rastro de plumas en sus antebrazos). En los Struthiomimus que protagonizan la siguiente historia también se adivinan algunas plumillas, pero eso es todo.

Como adivinarás, ya en su momento compré los cuatro volúmenes, que todavía conservo con cariño. Cada uno consta de 48 páginas. El contenido consta de cuatro historias breves, condensadas en seis páginas cada una y con viñetas a todo color. Cada una (dieciséis en total) es obra de un artista diferente, lo cual se evidencia en la disparidad de estilos. Cada una está protagonizada por un miembro de alguno de los grupos de dinosaurios más destacados, excepto la cuarta de cada libro, que se dedica a un miembro de un grupo contemporáneo (Pterosaurios, crocodilomorfos, mamíferos y Plesiosaurios concretamente).

Intercaladas entre los cómics, para ponernos en contexto, también hay un número nada desdeñable de páginas dedicadas a la divulgación "seria": Generalidades sobre la biología y evolución de los dinosaurios al inicio de cada libro, información sobre los grupos protagonistas a modo de introducción a cada historieta, y por último una sección dedicada a cada uno de los tres grandes períodos del mesozoico (y a la extinción final, en el cuarto) a modo de colofón.

Como he comentado, le tengo gran estima a esta obra, aún reconociendo que, al igual que en el caso de PALEO, los años no han pasado en balde por ella y por mucho que en sus tiempos estuviera en la cresta de la ola de la "Dinosaur Renaissance", inevitablemente ha quedado obsoleta en algunos aspectos. También cabe objetar una cierta irregularidad en cuanto a la calidad de la ilustración, que puede ser bastante opinable (al ser obra de muchos autores distintos, cada historia tiene el toque personal de cada uno...y no a todos se les daba igual de bien dibujar dinosaurios ;). Aún así, pienso que eso también contribuye al encanto de la obra.

No estaría seguro al cien por cien a la hora de recomendársela a un lector actual, pero no creo que sea desdeñable en absoluto. Me parece una obra que nació con una clara vocación divulgativa y bien asesorada científicamente (a cargo de Mike Howgate). Y sin duda suma puntos en el factor nostalgia.

Carlosdino dijo...

Una pena lo del Oviraptor, efectivamente me había hecho ilusiones XD De todas formas, hay que tener en cuenta la época en la que fue publicado, así que se le perdona y es comprensible. Además, unos ornitomimosaurios con pelusilla ya son un gran avance para la época.

La verdad es que todo lo que me cuentas del cómic me resulta atractivo, desde la parte divulgativa hasta lo de que esté dibujado por distintos artistas (como tú, opino que esto le da cierta gracia, por mucho que la calidad del dibujo varíe mucho en función de quién lo haga). ¡Sin duda hiciste una buena adquisición!