jueves, 10 de diciembre de 2015

Reseña: El viaje de Arlo

Pues sí, queridos parroquianos, por fin se estrenó hace unas semanas la última película de Pixar, "El Viaje de Arlo" (o "The Good Dinosaur", en versión original). Esta cinta ha tenido un desarrollo problemático que incluye la sustitución del director Bob Peterson (a cargo de la famosa "Up", también de Pixar), el reemplazo casi completo del reparto original y un replanteamiento de toda la trama. Todo esto ha supuesto un retraso considerable del estreno de la película, que originalmente debería haber llegado a nuestros cines hace dos años; como consecuencia, además, 2014 fue el primer año sin una cinta de Pixar en la gran pantalla desde 2006. ¿Sería muy diferente "El Viaje de Arlo" original del que hemos visto en el cine? Me temo que es posible que nunca lo sepamos.


Pero dejemos atrás los problemas de desarrollo, y centrémonos en la película en sí. ¿Es "El Viaje de Arlo" un buen film? Bueno, desde mi punto de vista no es una mala película ni de lejos, pero sí que creo que está muy por debajo de lo que Pixar suele ofrecernos habitualmente. Es una cinta Disney sin más, bonita y emotiva, pero muy típica, con una historia clásica y hasta previsible. Sin exagerar un ápice, creo que podría deciros que la última escena es justo la que pensaba que sería al comienzo de la trama. Ese es el nivel de sorpresa que podéis esperar de "El Viaje de Arlo". 


Antes que nada: que no os engañen. La idea con la que han vendido esta película es la de qué habría pasado si el meteorito que acabó con los dinosaurios no avianos no se hubiera estrellado contra la Tierra. Falso. La película no va de eso. No va de realidades alternativas donde extrañas criaturas habrían evolucionado y convivido en una Tierra muy diferente a la nuestra. Simplemente, se dedica a coger varias especies clásicas e icónicas de dinosaurios y ponerlas en común a actuar como personas, junto con un niño humano que hace las veces de perro. "The Good Dinosaur" ni siquiera es, irónicamente, una película sobre dinosaurios. Puedes cambiar la naturaleza de los personajes por otros  animales, o por personas, y la historia seguiría siendo exactamente la misma. Porque "El Viaje de Arlo" es, principalmente y por encima de todo, un western. Si lleváis esto claro habréis ganado bastante.


La última película de Pixar narra la historia de Arlo, un joven apatosaurio que vive con su familia en una granja que sus padres llevan años sacando adelante con trabajo y esfuerzo. Arlo es un dinosaurio miedica y un poco patoso, de menor tamaño que sus hermanos. Mientras ve cómo estos crecen y consiguen irse ganando un hueco en la granja familiar, él es incapaz de hacer nada a derechas, para desesperación de sus progenitores. Un día, su padre le encarga la tarea de capturar y acabar con un bicho que se está colando en su granero y está acabando con su comida. Este bicho es Spot, un pequeño niño salvaje que es huérfano y se busca la vida como buenamente puede. Mientras persigue a Spot, Arlo cae a un río y es arrastrado muy lejos de su casa. A partir de ese momento, dinosaurio y niño emprenderán un largo viaje de vuelta a la granja y se harán amigos, mientras se enfrentan a varios peligros y Arlo aprende a superar sus miedos. Este es, básicamente, el resumen de la película (¡libre de spoilers, por supuesto!).


Dije al principio que "El Viaje de Arlo" es una buena película infantil, pero es una más. Sin duda, los niños la disfrutarán, y lo harán mucho más que con "Inside Out" (me consta que a muchos de ellos la última película de Pixar les gustó más bien poquito). Pero la historia del dinosaurio se encuentra muchos niveles por debajo de la cinta sobre las emociones de la joven Riley, por poner un ejemplo. He comentado que la trama es previsible y ofrece pocas sorpresas, y al fin y al cabo es una película que ya hemos visto otras veces. Me parece, además, que todas las aventuras que viven Arlo y Spot no siguen una línea argumental bien definida, sino que más bien son una serie de episodios anecdóticos sin demasiado peso en la historia, puestos ahí únicamente para despertar poco a poco la valentía del apatosaurio. Por no hablar de que hay un momento en la película bastante RARO y que no se sabe muy bien a cuento de qué viene. Que no me parece mal, ojo, y es un detalle que me hizo gracia, pero... es una ida de olla (si habéis visto la peli sabréis de qué hablo).


Pero "El Viaje de Arlo" tiene también sus cosas buenas, por supuesto. Como también he dicho ya, es bonita y muy emotiva, con algunos momentos que te tocan mucho. Los personajes son entrañables y simpaticotes, y algunos de ellos se comportan justo al revés de lo que estás esperando, lo que es un punto a favor. Cuando abraza completamente el western el film gana puntos enteros, tiene varios guiños y es una pasada (sí, me refiero a toda la parte de los tiranosaurios y los raptores). La banda sonora también está bastante bien, la verdad. Y, por encima de todo, es una auténtica pasada a nivel visual. Entre las críticas más favorables de este film se puede leer que la naturaleza es aquí un personaje más, y uno puede entender tales afirmaciones. Si bien los personajes tienen esa apariencia cartoon tan marcada (y tan criticada), los entornos en "El Viaje de Arlo" son de dejarte con la boca abierta: los paisajes, la vegetación, el agua, la luz, las rocas, las nubes.... todo. ¡Todo! Está tan bien conseguido que uno a veces está convencido de que los fondos no están hechos con ordenador, sino que se han rodado en exteriores reales. Lo que ha conseguido Pixar a nivel técnico en esta película es alucinante.


Un último apunte: imagino que a nivel paleontológico sabréis ya que de esta peli no podéis esperar mucho: reconstrucciones obsoletas o incorrectas de animales (colas que arrastran por el suelo, pterosaurios similares a Pteranodon y Nyctosaurus con dientes y capacidad prensil en las patas traseras, ausencia de plumas...), dinosaurios que no convivieron nunca apareciendo juntos (Apatosaurus, Styracosaurus, Tyrannosaurus...)... etc. Se nota un mínimo esfuerzo por actualizar  alguna cosilla, pero se quedan tan tan a medio camino que casi da igual (los dromeosaurios con pinta de paletos tienen algunos penachos plumosos, pero siguen estando básicamente pelaos, y para colmo siguen con manos pronadas). Es una pena, pero imagino que todavía tocará esperar hasta que cale entre el público la visión más actualizada de los dinosaurios.


Uno no puede evitar preguntarse cómo habría sido esta película si no hubieran tenido lugar tantos problemas y retrasos, si la película original habría sido mejor. En cualquier caso, y aunque no me parece de lo mejor que ha hecho Pixar últimamente (ni otros estudios), os recomiendo que vayáis a verla si queréis pasar un buen rato y ver una historia clásica y emotiva, de las de siempre. Nunca fallan. 

4 comentarios:

Miguel Angel Amorín Fernández dijo...

Ahí le has dado: un Western. La mejor manera de definir la película en una sola palabra.

Tampoco puedo decir que no lo viera venir. Para la última vez que comenté en tu blog, yo ya tenía más que claro que los tiranosaurios eran cowboys y los saurópodos granjeros (y que los raptores encarnaban el estereotipo del paleto sureño). A eso venía mi comentario acerca de la caricaturización de los personajes: desde el momento en que te presentan a los dinosaurios manejando herramientas y desarrollando una cultura rural, el resto de consideraciones sobre lo que es "científicamente correcto" me parecen casi redundantes.

En cuanto al nivel de la película, coincido contigo: un poco flojilla para lo que es el nivel de Pixar. Para más inri, "inside out" había dejado ya el listón muy alto este mismo año (aunque como bien comentas, la perspectiva de un niño puede ser bien diferente). Con todo, celebro que no hayas cargado demasiado las tintas contra los aspectos negativos de la película, porque se deja ver con agrado. A fin de cuentas es Pixar, e incluso lo peor de esa factoría hace que merezca la pena su visionado (aunque aclaro que no he visto "Cars 2").

Por otra parte, resulta gracioso comprobar como casi todo el mundo comenta ESE momento y el desconcierto que les inspira. ¿No será acaso ese el "viaje" al que hace referencia el título? XD

Miguel Angel Amorín Fernández dijo...

Tal vez te guste esto que acabo de encontrar hoy: una revisión "científicamente correcta" del diseño de Arlo (empezando por la premisa de que sería un Alamosaurus en vez de un Apatosaurus). A cargo del artista Josh Cotton:

https://www.youtube.com/watch?v=jw7n6YnNY4Y

Hay que decir que también se le escapó un error al colocar las fosas nasales de Arlo en lo alto de la cabeza, tal como se consideraba que eran antes del trabajo de Larry Witmer. Aunque el propio artista lo reconoce en los comentarios.

Aparte de eso, ¿qué tal quedaría Arlo con unas cuantas espinas sobre su cola?. ;)

Carlosdino dijo...

Bastante de acuerdo en todo lo que has dicho, Miguel Ángel. Es cierto que en el momento en el que tomas como premisa dinosaurios granjeros y cowboys, no te la puedes tomar muy en serio en cuestiones científicas... pero bueno.

No he visto tampoco Cars 2 (es la que me falta, pero no me llama nada), pero es cierto que esta es de las flojitas... y aún así me sorprendió su capacidad para emocionarme al final. Maldita gente de Pixar.

Y sí, había visto lo de la reconversión de Arlo a un alamosaurio. Me gusta bastante cómo queda, la verdad, pero le habría colocado los osteodermos de otra forma, siguiendo los resultados del trabajo de Dani.

Miguel Angel Amorín Fernández dijo...

Precisamente a eso venía mi comentario acerca de las espinas. De todos modos habrá que darle tiempo. Hasta ahora todavía no noté que el trabajo de Dani hubiera influído mucho en la imagen paleoartística de los titanosaurios, pero supongo que es un poco pronto para empezar observar cambios. A todo se llegará.

La alusión a Cars 2 es que ésta es citada como el único patinazo serio de la factoría Pixar. Algunos incluyen también a Brave, aunque personalmente la encuentro aceptable.

Ya de paso aprovecho para desearos una Felices Fiestas a ambos.