viernes, 28 de marzo de 2014

Predicciones cámbricas


No, lo que estáis viendo no es una pintura basada en un relato de ciencia-ficción. Esta imagen muestra una situación que pudo haber tenido lugar hace 520 millones de años en lo que hoy es Sirius Passet (Groenlandia). Y esa extraña criatura es Tamisiocaris borealis, un anomalocarídido descrito en 2010 partir de un único apéndice frontal de unos 8 centímetros que ha vuelto a saltar a la palestra estos días gracias a la publicación de nuevos restos del animalico.

¿Y qué? Pues que estos nuevos restos (de nuevo, los apéndices frontales) están mejor preservados, y permiten lanzar una asombrosa hipótesis sobre el modo de vida de Tamisiocaris: al contrario que otros anomalocarídidos, de los cuales se piensa que eran depredadores, el animal que nos ocupa sería un filtrador. O eso es lo que se desprende del estudio de los nuevos apéndices, en los que se aprecian montones de filamentos, con los que capturaría su alimento suspendido en el agua.

Recreación del aspecto y funcionamiento de los apéndices frontales de Tamisiocaris, con los que obtendría su alimento.

Pero lo más curioso viene ahora. ¿Recordáis el libro All Your Yesterdays? John Meszaros, uno de los ilustradores del libro, participó en él con el dibujo de un hipotético anomalocarídido que había transformado sus apéndices en órganos filtradores, y que se alimentaba de manera similar a una ballena. Es increíble el parecido entre este animal, al que Meszaros bautizó como Ceticaris, y el anomalocarídido real Tamisiocaris. De hecho, uno de los autores del trabajo incluso lo menciona en un vídeo anexo a la publicación. ¿Cuántas sorpresas más nos depara la paleontología? ¿Cuántas de las ilustraciones puramente especulativas que aparecían en All Your Yesterdays terminarán teniendo algo de cierto?

Venga, por pedir que no quede: que se encontraran pruebas de que había Smilodon melánicos sería algo muy molón!

El Ceticaris barbudo (Cetimimus barbus), un versión filtradora especulativa de los anomalocarídidos. Por John Meszaros.

---------------------

Aquí tenéis la referencia: 

Vinter, J., Stein, M., Longrich, N., Harper, D. 2014. A suspension-feeding anomalocarid from the Early CambrianNature

P.S.- La increíble imagen del principio es obra del genial paleoartista Robert Nicholls

7 comentarios:

Miguel Angel Amorín Fernández dijo...

Tendrás que perdonarme por el “off topic”, pero Scott Hartman acaba de ofrecer un pequeño adelanto de lo que será la nueva reconstrucción de Utahraptor (apenas un atisbo, pero supongo que mientras no esté publicado el “paper”, él tiene las manos atadas).

http://phylopic.org/image/b5ba185e-61ad-40fd-a494-d4ab4e5ae1f8/

Aún así, la artista Emily Willoughby ya se ha atrevido a meterle un repaso a su vieja ilustración, que además ha sido aprobada por el propio Scott, por lo que a grandes rasgos podemos decir que este nuevo “look” es el correcto.

http://ewilloughby.deviantart.com/art/The-More-Accurate-Utahraptor-442020192

¿No te recuerda a algo esa mandíbula inferior?;)

Carlosdino dijo...

El dibujo de Emily sí que lo había visto! Lo de Scott Hartman no, pero efectivamente tiene pinta de ser muy del estilo...

Y sí, yo cuando vi esa mandíbula y esos dientes, me chocó mucho.. pero me lo guardé por si acaso XD

Pero vamos, a ver si sacan publicado de una dichosa vez ese material nuevo

Miguel Angel Amorín Fernández dijo...

En realidad la propia Emily facilita un enlace a la silueta de Scott, en el texto que acompaña a su ilustración (al menos ahora ).

En cualquier caso, me temo que el temible Utahraptor va a ver arruinada su imagen de superdepredador en favor de la de un modesto cazador de presas pequeñas y escurridizas.

Carlosdino dijo...

Que es lo que parece que está pasando en general con los dromeosaurios, no? Lo cual, si lo piensas, parece mucho más lógico que lo de ser cazadores en manadas de animales enormes

Miguel Angel Amorín Fernández dijo...

Bueno, incluso descartando la caza en manadas tampoco veo inverosímil que fueran capaces de abatir presas de tamaño parecido al suyo,aunque fuera de forma oportunista (está el fósil de los "dinosaurios luchadores" de Mongolia, aunque reconozco que ignorando prácticamente todo acerca de las circunstancias que lo originaron, es mejor no sacar conclusiones). En cualquier caso, en un grupo tan diversificado como este, me resulta fácil imaginar un amplio abanico de estrategias predatorias (como ésta que nos ocupa, aunque no deja de resultar un poco chocante esa especialización en uno de los miembros más corpulentos del grupo)

Miguel Angel Amorín Fernández dijo...

Bueno, no tan chocante. Me acabo de acordar de Austroraptor.;)

Carlosdino dijo...

Sip. Los unenlaginos son un mundo aparte.
Y eso que no estamos teniendo en cuenta a los microrraptorinos, que también tienen lo suyo