viernes, 24 de enero de 2014

¡Cuidado con los "cuchillas"!

Quizás unos cuantos de vosotros recordaréis Terra Nova, esa serie de televisión producida por Steven Spielberg y emitida entre 2011 y 2012, que narraba las aventuras de una familia que pasaba a formar parte de una colonia asentada en el Cretácico. Las audiencias que obtuvieron no compensaban el gasto de producción (sobre todo decorados y CGI) y eso, unido a tramas flojitas y demasiado "familiares", hicieron que "Terra Nova" no renovara una segunda temporada. Es triste, pero la verdad es que no se la echa de menos.


Al margen de su calidad televisiva, en lo relativo a los dinosaurios también dejaba mucho que desear. Así, en el mismo lugar (América del Norte, suponemos) y la misma época (Cretácico superior), coincidían una serie de dinosaurios que jamás se encontraron en la vida real: braquiosaurios, espinosaurios, anquilosaurios, Triceratops y Carnotaurus pululaban a sus anchas poniendo en peligro la vida de los colonos de Terra Nova. Todo a la vez, todo junto y revuelto; con la excusa de que en realidad ocurría en una Tierra prehistórica alternativa, las mentes pensantes detrás de la serie podían hacer lo que quisieran. 

No contentos con eso, decidieron inventar también unas cuantas criaturas. Así, a las amenazas habituales, se sumaron también gigantescos varanos con velas de piel como las de los clamidosaurios, extrañas formas de pterosaurios (entre ellas uno pequeñajo pero muy violento al que llamaron Malcolmus pterosauri -??-), gallusaurios (clasificados como compsognátidos), ovosaurios (ni idea de qué era esto... posiblemente algún tipo de celurosaurio indeterminado) o un dromeosáurido denominado Nykoraptor. Sin embargo, el premio gordo se lo llevaba un terópodo apodado como "slasher".


Los "slasher" (o "cuchillas", es España) eran unos dinosaurios de lo más raro, una extraña quimera mezcla de varios taxones distintos. Con un par de metros de altura, estos Acceraptor (ése era su nombre científico) eran bastante robustos, con buena parte del cuerpo cubierta de plumas de colores, largas extremidades anteriores y una llamativa cresta en la cabeza. Además, los machos de esta especie presentan al final de la cola una hoja afilada con la que cortaban a sus presas (de ahí su apodo). Ojito con el despropósito. Como si ser un ágil y fuerte terópodo con dientes y garras no fuera lo suficientemente molón. Igual es que los carnívoros que conocemos (tanto dinosaurios como no dinosaurios) nos tienen mal acostumbrados. ¿Cómo se las apañan los leones y los tigres sin una utilísima cuchilla despieza-presas al final de la cola? Qué vergüenza...


Pero, ¿qué clase de terópodo son los Acceraptor? Porque, sinceramente, yo no tengo ni idea. Omitamos la cola que acuchilla (eso no hay por dónde cogerlo). Pese a su tamaño mediano, esos brazos y manos tan de manirraptor (aunque en la errónea posición pronada), ese comportamiento gregario (que ya sabemos que se suele asociar, con mayor o menos éxito a los llamados "raptores") y la terminación "raptor" en su nombre científico, los "cuchillas" no son dromeosáuridos. Esa cabeza y esa constitución tan robusta, esa cola flexible, esa ausencia de plumas bien desarrolladas en las extremidades anteriores y sobre todo la ausencia de la famosa garra curvada en el dedo II de cada pie (pese a lo que veáis en el póster de arriba) lo descartan completamente. ¿Algo parecido a Oviraptor, pues? Tampoco: salvo las extremidades anteriores, poco más tiene de ovirraptorosaurio que esa cresta... ¿Y entonces?

"Qué lista eres..."

Ese cráneo relativamente macizo a mí me recuerda al de algunos ceratosaurios basales, aunque esos brazos tan largos, y esa cresta... ¿Quizás algo similar a Monolophosaurus? ¿O si no una versión algo vigoréxica de los extraños proceratosaurios, como Guanlong o Kileskus? Yo, al menos, soy incapaz de llegar más allá. Con la cantidad de terópodos interesantes y visualmente diferentes a los que nos tienen acostumbrados las grandes superproducciones (es decir, tiranosaurios, "raptores" y como mucho espinosaurios), el equipo creativo de la serie decidió tirar de inventiva, y sacarse de la manga algo tan descabellado como estos animalejos. ¿Sabéis lo peor de todo? Que esta serie, producida por Spielberg, tenía un asesor científico en dinos. Sí, el mismo asesor paleontológico que las películas de Parque Jurásico, y aún así dio luz verde a esto. Pero claro, poderoso caballero es Don Dinero, y supongo que los pollosaurios no se financian solos... ejem, ejem...

Cutre comparación (porque mira que ha quedado cutre): a la izquierda, una representación de un Acceraptor (es imposible encontrar fotogramas de buena calidad de la serie de estos animalejos) por Vitor da Silva; a la derecha arriba, una cabeza de Monolophosaurus (sacada de Pangaea Designs); a la derecha abajo, Kileskus, por Andrey Atuchin).

Ahora os paso la pelota a vosotros: ¿tenéis la más mínima idea sobre qué podrían ser estos dinosaurios monstruosos?

2 comentarios:

Miguel Angel Amorín Fernández dijo...

La verdad es que había llegado a la misma conclusión que tú. A lo que más me recordaban era a algunas reconstrucciones de Proceratosaurus (forzosamente especulativas, ya que lo único que me consta que conocemos es el cráneo, y aún así no está completo).

Y bueno, teniendo en cuenta las libertades que se habían tomado con la fauna conocida, lo que menos me importaba era la inclusión de algunos animales inventados (a fin de cuentas, parece razonable suponer que nos encontaríamos cantidad de géneros que no pasaros al registro fósil). Y se vieron algunas plumas, lo que siempre es un punto a favor.

Eso sí, con el asunto de las cuchillas se pasaron tres pueblos. Su presencia podría haber tenido sentido como arma defensiva, ó en todo caso ser usada en los combates entre congéneres (aunque siendo igual de peligrosas, no sé que ventaja supondrían sobre los dientes y las garras). En cualquier caso, como arma de ataque en un depredador me parece excesivamente rebuscado y poco práctico.

P.D.: ¿En algún capítulo salieron ceratópsidos? Lo único que recuerdo es un cráneo utilizado como decoración en la taberna.

Carlosdino dijo...

Sí, si está claro que inventarse dinos, dentro de lo razonable, no está nada mal. Otras de las cosas que salían eran bastante factibles: los nykoraptorres, los gallusaurios y los ovosaurios...

Pero lo de los slasher era demasiado... eran una auténtica quimera de cosas... por no hablar una vez más de lo de la cuchilla, que es un despropósito lo mires por donde lo mires.

Como tal, vivos, no salían ceratopsios. solamente el cráneo ese de Triceratops que comentas en el bar, y también el esqueleto del embrión de un Triceratops en un laboratorio... pero que tenía la morfología prácticamente de un adulto XD